Falleció maestra rural sarandiense en accidente de moto

Laura Viscailuz iba en moto a la escuela en el interior de Durazno

Falleció maestra rural sarandiense en accidente de moto

El pasado lunes la Mtra Laura Viscailuz salió de su casa en su moto hacia la escuela donde la esperaba una nueva jornada de clases, sus alumnos y su vocación por sembrar la educación en una escuela rural en la cual era la directora y donde se mecían los sueños de educar y formar a los hombre y mujeres del mañana.

Un accidente cortó ese viaje y terminó cortando su vida, pero seguramente no su enseñanza. Laura era oriunda de Puntas de Maciel, allí curso sus estudios primarios y la secundaria la trajo a viajar al Faustino Harrison y posteriormente estudio Magisterio, alcanzando su objetivo, formarse para formar.

Sus primeros pasos sembrando abecedarios fueron en el Este de Durazno, escuelas a tras manos y mal ubicadas, que muchos no querían, pero que ella aceptó el desafío basada en el amor a su profesión, que dejó de ser un trabajo para integrarse definitivamente a una faceta de su vida.

Con el tiempo vino el amor, y los hijos, formó su familia y nunca dejó de trabajar por la escuela que le tocó en suerte. Las hijas llegaron para poner alegría al hogar, y esa casa de trabajo y esfuerzo, donde la constante era superar los obstáculos renovó con cada una de ellas su esplendor y su calidez.

Su familia, sus amigos, sus colegas, sus vecinos, sus alumnos, todos quienes le conocimos sentimos la impotencia de la injusticia, el dolor y la rabia, las lágrimas y una gran pena por lo acontecido.

Sentí la necesidad de abrazar a su esposo y solo decirle que “tenga fuerza por las niñas”, “Ella me dejo el camino” me dijo entre el dolor innarrable. El aire de la calle me trajo cierto consuelo. Laura sin proponérselo les dejó el camino de la vida regado de amor y enseñanza. Y acaso un ser humano puede ¿dejarles algo mejor a sus hijos?.

 

Semanario Punto y Aparte

 

 

 

 

Autor entrada: Sdi Gde